domingo, 7 de abril de 2013



Un río sin fin.

El tiempo pasa, y los recuerdos fluyen como esa brisa mañanera que cubre tu piel con un dulce amanecer. Extrañas el pasado, añoras esos recuerdos con sonrisas, con caricias, con besos, con sinfonías de puros sentimientos que no paraban de fluir. Pero el reloj sigue su camino, el reloj no te esperará, no te dejará despedirte, no te dejará olvidar tan fácilmente. No. Tu corazón recuerda cada momento como si fuera ayer, y lo quiere, lo ama con toda su alma, y lo retiene con todas sus fuerzas. Pero el tiempo corre, el tiempo no te espera. Y ese sufrimiento es el que finalmente te destruye por dentro. 
Pero no, tienes que ser fuerte, tienes que poder levantarte, tienes que saber olvidarte. Tienes que aprender a vivir sin ello, tienes que aprender a no acostumbrarte al presente, porque en el futuro ese presente se hará pasado. Un pasado que no volverá. Aprende a dejarlo ir, aprende a vivir sin sufrir. Aprende a volar sin caer. Aprende a ser feliz.





2 comentarios:

  1. http://donotthinkstraight.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  2. El arte del no-escuchado,
    una voz que gime en solitario,
    pinta paisaje de palabras,
    cuéntame que cantas
    perenne el cansancio,
    ya estas más santa.

    ResponderEliminar